Se acerca el invierno y es el momento de saber cómo elegir el calentador de gas más adecuado para nuestro hogar, puesto que de esta decisión puede depender conseguir un ahorro considerable en la factura de la electricidad.

Actualmente en el mercado se encuentran diferentes tipos de calefacción, pero se debe tener en cuenta las características de cada uno para que sea eficiente, se ajuste a sus necesidades y que genere el menor gasto posible.

Como cada estancia del hogar mantiene una distribución distinta, se necesitan diferentes sistemas de calefacción para cada vivienda. Decantarse por un tipo de aparato va a depender de su ubicación, el clima, el uso que se dé a la calefacción y el tamaño de casa.

En los sistemas de calefacción se pueden elegir entre tres tipos de combustibles: gas natural, gas propano y gasóleo. Todos estos combustibles te permiten mantener una buena temperatura en el interior del hogar.

Tipos de calefacción

Calderas mixtas: este sistema de calefacción y agua caliente ofrece comodidad.

Calefacción de gasóleo: si en la vivienda no hay un sistema de gas canalizado, este sistema puede ser una opción, siendo una alternativa al gas, pero se debe tener en cuenta que en este tipo de sistema el depósito ocupa espacio.

Gas natural: este tipo de calefacción ofrece una mayor comodidad puesto que funciona mediante el gas canalizado y es muy eficiente.

Calefacción eléctrica bomba de calor: el coste es menor que otros tipos de sistemas eléctricos.

Calentadores de noches: Esta calefacción permite ahorrar puesto que almacenan la energía de la noche, que tiene un coste de luz es menor, y la libran durante el resto del día.

Calefacción eléctrica por convectores: no se necesitan obras para su instalación, pero su uso es más caro que los otros tipos de sistemas.

Calefacción por energía solar: es un sistema que aprovecha la energía renovable por lo que es ecológico.